La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

29 junio, 2013

Algo me estoy perdiendo

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 18:06

Antoniomm:

El programa de esta noche del cuarteto de Tokio está atravesado de despedidas: la introducción a Las siete últimas palabras de nuestro Salvador en la Cruz, de Haydn, el cuarteto nº 15 de Schubert, y después del descanso el gran prodigio de la noche, el cuarteto opus 131 de Beethoven, sin interrupción, casi sin aliento, desde ese adagio del principio en el que parece que se escucha toda la música del porvenir a la catarsis del final. La manera de tocar de estos cuatro músicos me recuerda unos versos de García Lorca: “Qué blando con las espigas/ qué duro con las espuelas” -delicadeza y furia en la exacta medida. Antonio Moral, el director del Centro Nacional de Difusión Musical, sale después del intermedio a despedir a esos maestros que han tocado en Madrid y en Nueva York más veces que en ninguna otra ciudad del mundo, y dice que a modo de despedida le ha regalado a cada uno medio kilo de jamón envasado al vacío. Tras las últimas notas y el silencio del cuarteto de Beethoven el público que lleva tanto rato conteniendo la respiración les ofrece un aplauso que no termina nunca.

clip_image002Nicolás:

Apago el televisor y antes de irme a dormir le doy un vistazo al Instante. Veo que hay nueva entrada y la leo con esa extraña tranquilidad del que acaba de apaciguar sus nervios y rebajar su tensión. Antoniomm escribe del placer que provoca la música y uno anda todavía comentando con sus hijos a través de Line otro tipo de sensaciones, las que produce la visión de un partido de fútbol. Pienso que el anfitrión habrá degustado ese tiempo de música en un ambiente de extraordinaria tranquilidad, rota solamente por el largo aplauso que al final recompensa el buen hacer de los músicos. Mientras, al otro lado, millones de personas hemos vivido en un ambiente de extraordinaria excitación, gritando con mayor o menor fuerza, a intervalos más o menos espaciados, o sumidos en el silencio del temor, frente a un televisor, mirando lo que ocurría allende el Atlántico. Pienso que alguno de los dos, o los dos, se está perdiendo algo, que siempre hay algo que se nos escapa en la vida, en cada día, en cada hora.

******

Pero algo en común tendrían que tener vivencias tan dispares. Si su programa comenzaba con “Las siete últimas palabras de nuestro Salvador en la Cruz” el mío terminaba con “Los siete últimos penaltis de nuestro Jesús en Fortaleza”. Si los músicos fueron regalados con jamón de la tierra, los peloteros deberían serlo con gazpacho (gran reconstituyente) de la misma tierra. Y si la manera de tocar de los músicos le trajo a nuestro anfitrión el recuerdo de unos versos de García Lorca, la manera de jugar de los futbolistas anoche también me trajo el recuerdo de unos versos, los de Miguel Hernández: “El sudor es un árbol desbordante y salado,/ un voraz oleaje.”

Paco:

Nicolás, me gustó tu paralelismo entre ambos instantes. No creo que aparezca en la prensa de hoy algo sobre estos dos momentos, que te haga la menor sombra. Hay que darse paseos por esta casa, está uno aprendiendo diariamente.
Nicolás:

Paco, compañero del alma, compañero… gracias. Sonrisa
Me imagino que verías a esos tipos, ricos y famosos, haciendo honor a los versos de Miguel Hernández:
“En el mar halla el agua su paraíso ansiado
y el sudor su horizonte, su fragor, su plumaje.”

Blog de Antonio Muñoz Molina – 27 de junio de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: