La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

15 junio, 2013

La Residencia, y otros edificios

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 18:56

clip_image002

Antoniomm:

Fue muy grato conocer el lunes a Jordi Évole y mantener con él una conversación pública en la Residencia de Estudiantes.

Allí se encontraron algunas de nuestras mejores inteligencias, y en la misma sala en la que nosotros habíamos hablado dieron conferencias Albert Einstein, H.G. Wells, Marie Curie, etc. En un país pobre, atrasado, aislado, la Residencia de Estudiantes fue un empeño de fundar lo mejor, sin patrañas  ideológicas ni patrióticas.

Pero en el verano de 1936 esos mismos jardines se convirtieron en lugares de ejecución, y poco después la Residencia fue un cuartel y luego un hospital de guerra, y con la victoria de Franco fue entregada al Opus Dei. El auditorio que había diseñado uno de los grandes arquitectos modernos de entonces -creo que Sánchez Arcas- fue destinado a servir de capilla.

Pero la historia no acaba, desde luego. Las historias no acaban nunca. Ahora, desde hace bastantes años, la Residencia ha vuelto a ser un lugar de estudio y de encuentro civilizado. Lo que se perdió está perdido para siempre, pero el ejemplo fértil de ese lugar nos sigue aludiendo. Lo que me estremece cada vez que piso la Residencia no es sólo el recuerdo de un cierto número de fantasmas queridos -entre ellos, algunos que he inventado yo mismo. Es su lección de porvenir.

Nicolás:

Es curioso ver que hay edificios que pasan a la historia como referencia de una generación, como símbolos de una revolución o como imagen de una gran fantasía digestiva: la Residencia, la Bastilla, el Bulli, por poner unos ejemplos. Una vez asentados en los libros de Historia por los méritos que les han llevado a ser lo que son, esos edificios son capaces de generar otros mundos, otros espacios, a su alrededor. Así, la Bastilla se convierte en un ideal tanto para cualquier pueblo oprimido que busca la liberté, egalité, fraternité como para el club de fútbol que debe tomar el campo del equipo rival para conseguir la victoria; el Bulli no es tan solo la tierra de promisión en la que el maná gastronómico sacia la ansiedad de todas las papilas gustativas sino también la meca que debe aparecer en el currículum vitae de todo aquel que quiera presumir de estrellas Michelín. Y la Residencia no es tan solo ese edificio por el que pululan los fantasmas de sabios, literatos y asesinados sino que se convierte en algo más para los que allí convivieron, se transforma en verso de uno de sus poetas:


Cielo de Claudio Lorena.                                                 Pepín: mi corazón tiene

El niño triste que nos mira                                              alamares de luna y de pena.

y la luna sobre la Residencia.                                       El niño triste se ha marchado.

Pepín, ¿por qué no te gusta                                          Con mi vaso de cerveza

la cerveza?                                                                        brindo por ti esta tarde

En mi vaso la luna redonda,                                       pintada por Claudio Lorena.

¡diminuta!, se ríe y tiembla.                                        

Pepín: ahora mismo, en Sevilla,                                 Tardecilla del Jueves Santo – Federico G.L.

visten a la Macarena.

Blog de Antonio Muñoz Molina – 12 de junio de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: