La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

8 junio, 2013

Perder y encontrar

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 11:40

Antoniomm:

No paraba de llover y nada más salir de Bourg-en-Bresse me quedé dormido. En la tarde muy gris tempranamente oscurecida bajo la lluvia Lyon tenía una opulencia lóbrega. Llegué al hotel y me apetecía mucho anotar algo aquí: en los viajes se me acentúa el instinto de apuntar lo que veo. Fui a sacar el portátil de la mochila y descubrí casi con un escalofrío que no estaba. Primero pensé que me lo había olvidado en casa, luego que me lo habrían robado. Me lo había dejado por la mañana en una bandeja del control de seguridad en el aeropuerto.

Todavía me da pánico retrospectivo pensar en todo el trabajo que habría perdido si el portátil no llegar a aparecer. Algo que parece perfeccionarse con los años es mi capacidad ilimitada de perder cosas, de dejarlas olvidadas, de no acordarme dónde las puse hace sólo unos minutos. Una vez más me acuerdo del poema que me gusta tanto de Elizabeth Bishop: “The art of losing is not too hard to master…”. Efectivamente: el arte de perder se aprende fácil.

clip_image002Nicolás:

Tras el arte de perder viene la felicidad de encontrar (si es que así ocurre). Ese alivio que sale de muy adentro cuando lo que uno creía perdido (y tiene la condición de necesario o estimado) vuelve a aparecer, esa sensación de tranquilidad que te da lo recuperado, te hace pensar en poner remedio para que el pequeño o gran desastre no vuelva a ocurrir, en aplicarte en ser más ordenado, más atento, y así evitar lo que acaba de suceder. Pero esas buenas intenciones se desvanecen tan pronto como el susto ha pasado. Esa capacidad para perder cosas, para olvidar dónde se ha dejado cualquier objeto hace un momento, es inherente al ser de algunas personas. Tanto como la capacidad que tienen otros para llegar siempre tarde a cualquier cita. Yo respeto mucho las características citadas pero me pone de los nervios cuando los susodichos comparten con los más allegados sus extremadas cualidades lanzando al aire esas preguntas tan repetitivas como su despiste y su tardanza:
– ¿Has visto por ahí dónde he dejado…?
– ¿No llevarás mucho tiempo esperándome?

************************************************************************************

El arte de perder (One Art), de Elizabeth Bishop.

El arte de perder no es muy difícil;

tantas cosas contienen el germen

de la pérdida, pero perderlas no es un desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la inquietud de perder

las llaves de las puertas, la horas malgastadas.

El arte de perder no es muy difícil.

Después intenta perder lejana, rápidamente:

lugares y nombres y la escala siguiente

de tu viaje. Nada de eso será un desastre.

Perdí el reloj de mi madre. ¡Y mira! Desaparecieron

la última o la penúltima de mis tres queridas casas.

El arte de perder no es muy difícil.

Perdí dos ciudades entrañables. Y un inmenso

reino que era mío, dos ríos y un continente.

Los extraño, pero no ha sido un desastre.

Ni aún perdiéndote a ti (la cariñosa voz, el gesto

que amo) me podré engañar. Es evidente

que el arte de perder no es muy difícil

aunque pueda parecer (¡escríbelo!) un desastre.

Blog de Antonio Muñoz Molina – 3 de junio de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: