La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

2 junio, 2013

Hablar por hablar, cuestión de infinitivos

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:58

1. Cuando se habla de recortes en educación salen a la palestra las carencias que los centros educativos están sufriendo debido al menor presupuesto destinado a tan importante actividad en la vida social de una país: menor número de becas, aulas masificadas… Pero casi nadie habla de los recortes que los profesionales de la enseñanza han sufrido en sus nóminas, como si hablar del dinero que uno gana por su trabajo fuese una inmoralidad. Es más, como parte de la sociedad ha tenido durante muchos de los últimos años una idea distorsionada sobre las personas que trabajamos en la enseñanza, sobre nuestro trabajo, existe como una especie de vergüenza en decir que a nosotros también nos han “recortado”, que ahora nuestra nómina es más baja, que hemos perdido alguna que otra paga extra, etc. Pues así es. Yo también soy un damnificado por las medidas que los gobernantes de este país están tomando. El último detalle que me ha hecho recordarlo ha sido la jubilación esta semana de una compañera. Si hace un par de años los maestros que se jubilaban, según la Ley de Funcionarios teniendo cumplidos sesenta años de edad y treinta y cinco de servicios, recibían una gratificación económica por dejar su puesto de trabajo a un nuevo maestro, hoy día esa gratificación ha desaparecido, como la paga extra, y uno tiene el temor que también desaparezca la posibilidad de la jubilación con los condicionantes antes expuestos. Pues bien, ante esta situación de menosprecio al trabajo realizado en una actividad tan importante como es la enseñanza, los que nos vemos afectado por ello parecemos inmunes, como si clip_image001tales circunstancias no nos afectaran. Tanto es así que seguimos viviendo como en los mundos de Yupi (permítaseme tan infantil comparación), felices en una mal entendida profesionalidad claudicante, sin el menor atisbo de rechazo a una situación agresiva por parte del gobernante, en una actitud sumisa de funcionario bien amaestrado incapaz ni siquiera de hablar y protestar, incapaz de tomar algún tipo de medida que no sea el tan trillado día de huelga oficial convocado por sindicatos que se arriman al poder de uno u otro gobierno de turno, en una cadena de eslabones perfectamente engarzados que va desde los cargos políticos nombrados a dedo en las delegaciones, pasando por otros que se revisten de una elección democrática más formal que real y que ahogan cualquier intención de modificar lo establecido.

PS. ¿Y para qué me enredaré yo en estas madejas?

2. Bien, tras el desahogo volvamos a la realidad. Aquí una de esperpento:

http://www.abcdesevilla.es/andalucia/20130528/sevi-oposiciones-andalucia-tsja-201305281521.html

Y aquí una de tema recurrente:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/30/galicia/1369917295_288197.html

clip_image003

3. Estudiando lo que es el infinitivo de un verbo tienen que realizar una actividad en la que hay que escribir los infinitivos de cinco verbos cuyas acciones realicen en clase:

– Maestro, he puesto cuatro: leer, escribir, dibujar, estudiar… pero me falta uno.

– Hablar.

– Ah, maestro, cómo me conoces.

Acto seguido mi “conocido” hace uso del citado infinitivo contándole a su compañero de mesa lo sucedido.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: