La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

6 mayo, 2013

Despedidas sin alboroto

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 20:26

Antoniomm:

Tan contagiosa como los bostezos o la risa puede ser para mí la congoja de las despedidas. Me he mudado tanto, me he ido tantas veces de tantos sitios, desde que salí de Úbeda a los 18 años, que cuando veo a alguien a punto de marcharse me solidarizo en seguida y se me contagia su sensación de pérdida, su vértigo de irse, de comprobar al cabo de tan sólo uno o dos años cuántas cosas innumerables se acumulan en un apartamento alquilado, en cuántos pequeños desgarros se subdivide la cercanía del adiós.

clip_image002Nicolás:

Han coincidido dos coblogueros (Paco y ossa) en utilizar una expresión para referirse a la manera en la que prefieren las despedidas: “sin alboroto”. Me uno al grupo. Soy de los que prefieren despedidas cortas, sin estridencias, ligeras y rápidas, exentas de ayes y frases prefabricadas y, sobre todo, midiendo muy bien los contactos físicos: besos y abrazos los estrictamente necesarios, aun sabiendo el riesgo que ello conlleva pues hay quienes para cualquier simple adiós de fin de semana te atrapa en un estrujamiento corporal y un besuqueo tan innecesarios para mí como ese tumultuoso estrecharse las manos que el cura ordena con la frase “daos fraternalmente la paz” cuando asisto a la misa de alguien a quien le doy la despedida definitiva.

No obstante, también me parece exagerado el extremo contrario. Se ha hablado antes de la despedida a la francesa o de la displicencia inglesa en determinadas situaciones. Ello me ha hecho recordar un pasaje del primer tomo de “Tu rostro mañana”, de Javier Marías. En el titulado “Fiebre y lanza” hay un momento en el que el protagonista, Deza, al despedirse de Mr. Tupra va a estrecharle la mano y ocurre lo que sigue:

“En prueba de su inglesidad, no me estrechó la mano para despedirse, lo normal es que en Inglaterra ese contacto se produzca nada más que una vez entre personas formales, sólo al ser presentadas y ya nunca más luego, aunque pasen meses o años hasta el siguiente encuentro entre dos individuos. Jamás lograba acordarme, se me quedó vacía la mano un segundo.”

Diálogos de blog en blog – 1 de mayo de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: