La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

18 enero, 2013

El pozo

Filed under: Relatos — Nicolás Doncel Villegas @ 16:32

clip_image0011. El pozo de aquel patio había visto varios suicidios pero él seguía siendo virgen.

2. Se inclinó sobre el brocal, alargó la mano para agitar el agua y nunca más se supo de él.

3. Cuando la perforadora empezó su labor el operario que la manejaba nunca pensó que su trabajo iba a ser un pozo sin fondo.

4. Cuando salió, la intensa luminosidad le hizo volver a bajar. El pocero nunca fue un tipo de muchas luces.

5. Bajó buscando el fondo y solamente encontró el cieno.

6. Año 2045: un hortelano murciano perfora buscando agua y encuentra petróleo. Tres meses después compra la industria regional de embutidos.

7. Sin darse cuenta el invidente se desvió de su paseo habitual y se acercaba peligrosamente a un pozo ciego.

8. La jaula bajaba. Él intentó encender el foco de su casco. La luz no funcionó. La jaula dentro del pozo. Él dentro de la jaula. Pensó en un ataúd.

9. Caminando por el campo encontró un pozo con nombre propio: Pozo de las Antípodas. Decidió bajar y cuando salió apareció en Auckland.

10. Estaba hundido, desesperado, hecho una mierda. No encontró otra solución que tirarse a un pozo ciego.

11. Su hidrofobia le hizo calcular con exactitud la longitud de la cuerda que necesitaba pasarla por la polea y por su cuello para que sus pies no tocaran el agua.

12. Todos los días bajaba, miraba su rostro reflejado en el agua y volvía a subir. Seguía el consejo de su psiquiatra: “vas a salir del pozo”.

13. “Caerás en un pozo sin fondo”. Era la última frase del informe que leyó antes de mirar y ver como un avión se acercaba a la Torre Norte.

14. Pidió el traslado a aquel pozo en el que arrojaban monedas de oro para que los deseos se cumpliesen. Era una náyade con ambiciones.

15. Recostado sobre el pretil resquebrajado por el paso del tiempo soñaba con desaparecer en el pozo sin fondo de sus depresiones.

Anuncios

3 comentarios »

  1. .
    Desde el fondo del pozo lanzaba su llamada de auxilio. En el brocal, los miembros de su familia lo observaban sonrientes y le tiraban restos de bocadillos. “Come, come, que agua no te va a faltar, asesino”.

    🙂

    Comentario por Sap — 22 enero, 2013 @ 13:25 | Responder

  2. Joé, Sap, me has hundido, ahogado en lo más profundo del pozo, con ese microrrelato. Solo tiene un “fallo”: sobrepasa los 140 caracteres. Por lo demás, tan genial como siempre.
    🙂

    Comentario por donceldevr — 22 enero, 2013 @ 15:33 | Responder

  3. .
    Home, no, Nicolás, no me digas eso… A uno es que le entran ganas de jugar al corro de la patata que propones sin mayor aspiración. Y además es que estaba a huevo, pues recordé aquel viejo chiste del niño que le dice al padre: “¡Opáaa, que la burra sa caío ar poso!”, a lo que contesta el progenitor: “¡Po échale paja que agua no le va a fartá!”
    🙂

    Comentario por Sap — 23 enero, 2013 @ 11:42 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: