La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

1 agosto, 2012

Desde mi sombrilla 2012: ¡Ahí vienen!

Filed under: Desde mi sombrilla — Nicolás Doncel Villegas @ 11:37

clip_image001El vigilante de la playa ha cambiado la bandera verde por la amarilla. Y en un derroche de simbología ha añadido una blanca en la que aparece serigrafiado una especie de ovni con tentáculos. A mi vera oigo como, desde su recién estrenada hamaca playera, un señor jubilado con aspecto de campesino de campiña (que no sé si es una redundancia de oficio-origen pero es la expresión que mejor describe al personaje) pregunta a su esposa qué diablos (aunque él utiliza el castizo sustantivo que nombra al aparato vaginal) significa aquello, esa nave interestelar deshilachada de color azul en fondo blanco que el viento de levante ondea. El hombre expone en voz alta sus conocimientos sobre los tres colores básicos: verde, amarillo y rojo, que rigen nuestra conducta y buen hacer tanto en el baño playero como el cruce de un paso peatonal regulado por semáforo, pero insiste en su desconocimiento sobre el significado de esa ignota banderola. Su esposa, decidida, se arranca con un “pues eso va a ser…” cuyo final parece llevarse el viento que ahora hace ondear la bandera. La angustia producida por la ignorancia sobre la simbología de ese dibujito, más propio de esa nieta de la que se sienten tan orgullosos que de una señal de aviso público, le ahoga en un mar de dudas.

Al mismo tiempo, sobre la línea costera, niños y mayores permanecen en tierra sin introducir sus cuerpos en las atrayentes aguas mediterráneas. Solamente algunos atrevidos avanzan unos pasos, mojando sus tobillos en el débil oleaje, mientras que la mayoría se limita a levantar el brazo y señalar con el dedo índice hacia el mar, cual almirantes genoveses que quieren indicar la ruta hacia las Islas de la Especias. Igual gesto realizan algunos paseantes asomados al espigón, y tanto los unos como los otros completan la gesticulación con frases del estilo: “mira, ahí viene una”, “uy, cuántas hay”, etc. El jubilado, que ya se ha puesto de pie, sigue ahogándose en el mar de dudas: “¿qué dice la gente, qué es lo que viene?”.

Mi santa, resignada, comenta que hoy tampoco podrá bañarse.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: