La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

19 junio, 2012

Se levanta el telón y…

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 19:18

No sé por qué ese juego de adivinar el título de una película comienza de esa manera. Hablo de ese juego en el que se dan pistas, entre cómicas y esperpénticas, que deben llevarte a adivinar cómo se llama una película. Y no sé por qué comienza con el acto de levantar un telón, acto tan teatral y tan poco cinematográfico. Más bien debería empezar con “acaba el NO-DO y …”, o “se apagan las luces y…”, incluso con “termino de comerme las palomitas y…”, dependiendo de la época en la que nos situemos. Cierto es también que esa forma de comenzar el juego adivinatorio no siempre se ha utilizado.

¿Por qué levanto hoy el telón y planteo este divertimento? Pues porque me lo he encontrado en los últimos días en tres escenarios, que aunque suene a cursilada resulta apropiado en este caso, totalmente diferentes.

clip_image002El primero ha sido en el colegio. Estos últimos días de curso, en el que los alumnos han agotado casi toda la batería de concentración, hay momentos en los que hay que hacer una parada en la explicación de lo que es el tanto por ciento, por ejemplo, y dedicar unos minutos a la diversión controlada en algunos tiempos muertos que sirvan para reactivar posteriormente el trabajo con más interés. En uno de esos momentos una alumna me plante al juego: “maestro, se levanta el telón y aparece un señor muy gordo pesándose en una balanza, ¿cómo se llama la película?… Casi trescientos”. Vale, es algo infantil e incluso denunciable por alguna asociación en defensa de las personas obesas declarándolo políticamente incorrecto. Pero todos nos reímos un rato.

La segundo ocasión me la encuentro el blog del escritor Antonio Muñoz Molina. Diversos coblogueros aguzan su ingenio planteando y resolviendo enigmas fílmicos similares al citado en el anterior párrafo. A pesar de que los lugares donde transcurren ambas acciones son muy diferentes y que los participantes en el divertimento difieren claramente en el tiempo vivido y en su capacidad intelectual y cultural (esto último se supone, como el valor en la antigua mili), no podemos afirmar con rotundidad que el nivel de calidad alcanzado en el juego fuese mayor que en el primer caso contado. Afirmación que no supone ningún demérito porque se trata de un simple pasatiempos sin más intención que pasar un rato divertido.

clip_image004En los mismos días me encuentro con el tercer caso leyendo la novela de Juan Marsé “Si te dicen que caí”. Hay un capítulo del libro en el que un chaval de la calle es “interrogado” por un falangista. Teniendo en cuenta que la acción transcurre en la España de la postguerra civil, y que la situación no es muy agradable para el interrogado, cuesta trabajo creer que ese juego divertido tenga encaje en tal momento y lugar. Pero así ocurre. El autor sabe engarzarlo perfectamente entre amenaza y guantazo al interrogado, el cual utiliza su verborrea contándole al interrogador que en los hechos “investigados” hubo momentos en los que los personajes se dedicaron a jugar a adivinar películas. Y le cuenta un par de casos. Uno de ellos es éste: “se ve caminar a un tipo cargado de estraperlo, chorizos que se le caen, los pierde por el camino y el camino se ve cubierto de chorizos hasta el horizonte, ¿cómo se llama la peli? Chorizontes perdidos”. El pasaje me parece magnífico. Hay que recordar que la acción transcurre en los llamados años del hambre, de las cartillas de racionamiento y del estraperlo con lo cual el uso de esta última “técnica comercial” y el del nombre de un alimento tan deseado como el chorizo están más que justificados. Sí además pensamos que el título de la película que da solución a la adivinanza, “Horizontes perdidos”, nos habla de un lugar idílico (Shangri-La) en el que la gente vive feliz y sin envejecer, y lo contrastamos con la España negra de aquella época en la que la gente moría de hambre y el mínimo atisbo de libertad era pasado por el garrote vil, el juego de comparaciones imaginarias (aunque no tanto) establecido por Marsé alcanza la perfección.

clip_image005Para terminar, traté de relacionar los dos últimos casos en los que se me presentaron las adivinanzas fílmicas: el del blog muñozmoliniano y el de la lectura marsiana. Es decir, conté en el blog que me había encontrado con el mismo juego, con el que los coblogueros se entretenían, mientras leía la citada novela. Incluí el caso aquí narrado y uno más que aparece en el libro. Ingenuo de mí pensé que la situación era propicia para elevar el nivel de calidad del juego (sí, ya sé que esto suena pretencioso y presuntuoso a partes iguales) y que la introducción de una obra literaria relacionándola con el divertimento podría abrir un intercambio de opiniones que enriqueciera el simple comentario que he dejado en el párrafo anterior. Mi gozo en un pozo pues el esperado aluvión de comentarios con el que los coblogueros me ilustrarían, pues suele ser gente leída e instruida, se quedó en aguas de borrajas. Con la autoestima por los suelos recordé el primer caso aquí narrado, el que me contó mi alumna en el colegio, sonreí y seguí leyendo la novela de Marsé.

Anuncios

2 comentarios »

  1. .
    Jajajaja. Suele pasar, suele pasar que las expectativas puestas en alguna intervención al final queden en nada. En ese caso es mejor hacer lo que hiciste, refugiarse en esa novela en la que me costó años penetrar y que al fin conseguí. La última gran novela escrita en España con Frankie aún saludando desde los balcones.
    🙂

    Comentario por Sap — 20 junio, 2012 @ 8:47 | Responder

  2. Sin duda, Sap. Siempre hay que buscar un remedio para subir el ego, y ya he aprendido que el mejor no es entrar en debates sobre lo importante que soy o lo bien que escribo. Es mucho más fructífero autoalimentarse de recuerdos agradables, por ejemplo.
    La novela de Marsé: bien, bien, bien. Llevaba años esperando dar cuenta de ella y me ha dejado satisfecho. En aquellos años Frankie (como ente físico) estaba ya más pallá que pacá, aunque “el régimen no acababa de adelgazar”.
    🙂

    Comentario por donceldevr — 20 junio, 2012 @ 11:27 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: