La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

8 enero, 2012

Mantecado de autoestima

Filed under: Personal,Relatos — Nicolás Doncel Villegas @ 10:43

Último mantecado de autoestima con ajonjolí antes de volver a la rutina lectiva.

El escritor Antonio Muñoz Molina creó en su página web una sección, “El blog de los Lectores”, donde se publican textos de las personas que solemos comentar sus Escritos en un Instante. Suele hacerse durante los fines de semana pero en estas navidades se han ido publicando a diario relatos o textos relacionados con estas fechas. Aunque suelo participar en los comentarios del blog, nunca me había atrevido a mandar un texto. Releyendo una de las entradas antiguas de mi blog sobre la Navidad decidí actualizarla y enviarla. El tres de enero recibí el siguiente email:

Estimado Nicolás,

Soy Gotardo González, administrador de la web de AMM. Gracias, por enviar este texto. Lo anoto para que salga mañana en el Blog de los Lectores.

Un afectuoso saludo.

Gotardo.

Mi respuesta fue la que sigue:

Estimado Gotardo, agradezco tu aviso sobre la salida de mi texto en el Blog de los Lectores de la web de AMM. Cual Alonso Quijano me retiro, no al corral, pero sí a mis aposentos para velar armas hasta que amanezca. clip_image001
Un cordial saludo.
Nicolás.

Y así se hizo. El texto enviado fue “colgado” en el lugar anunciado. Las imágenes siguientes están tomadas del Blog de Antonio Muñoz Molina. Durante varios días he tenido el honor de compartir cabecera con uno de los escritores que más admiro. Ya sé que es una simple presencia pasajera, una imagen efímera, un aparecer y desaparecer entre nombres de personas con las que compartes gustos literarios, charlas virtuales…Pero uno, que no es mitómano ni cazador de autógrafos, siente esa pequeña satisfacción.

clip_image003

clip_image005

El texto enviado fue el que sigue: Feliz Navidad, desgraciados

A esos que duermen bajo el puente de las estrellas fugaces, a los que se arropan con cartones traídos directamente del Amazonas, a los que dejan caer la cabeza en el brazo de hierro forjado de un banco perdido en el parque de la desesperanza, a esos que hurgan con manos ávidas en el contenedor multicolor de la miseria, a todos los que acuden en filas militarizadas por el hambre para recibir la sopa boba de los que invitan a un pobre a sentarse a su mesa, a todos los que cruzasteis las aguas tenebrosas hasta llegar a malvivir en ciudades de plástico arrastrando mantas de falsificación, a aquellos que perdieron por el camino de la vida los recuerdos tópicos de los seres queridos y a los que desean borrar de su memoria a aquellos que en otro tiempo también fueron amados hasta completar el círculo del amor-odio, a quienes despiertan ahítos de villancicos y turrones que se cantan y se comen desde hace tres mensualidades sin cobrar, a esos que tienen una hipoteca clavada en el pulmón de la expiración y una nómina anoréxica que ha vomitado todos los complementos de productividad estajanovista, a los que andan arrastrándose por suelos de mármol aeroportuarios mientras tratan de controlar su ira de horas anuales trabajadas, a las madres de los políticos fariseos que niegan leyes de dependencia y a las madres de los políticos oportunistas con patente de corso que proponen leyes que recorten la esperanza, a los deportistas que llegan cargados de regalos a los hospitales infantiles y que tras depositar su carga en las miradas de la enfermedad se inyectan autotransfusiones olímpicas en cuartos oscuros, a todos los que habéis suspendido la pretecnología del pensamiento y a los que habéis aprobado la reválida que os llevará a la infinita cola del desempleo, a esos que lloran en las comidas de empresa mientras bailan la conga de las relaciones personales, a los que no os tocó el gordo porque nunca jugáis en la ruleta de la fortuna y a las que os tocó el gordo cuando lo que deseabais en vuestra intimidad es que os tocara un Clooney, a todos los que esperabais ver entrar por la chimenea un regalo envuelto en humo de colores y sólo habéis visto caer el hollín negro de la desilusión, a los que habéis disfrutado de la compañía navideña de los cuñados que se beben el vino en barricas de roble americano y devoran el turrón duro con sus dentaduras postizas y sus sonrisas cínicas, a aquellos que esperaban abrazar al amigo de la infancia y se tienen que contentar con un eseemeese mal escrito o con un email de plantilla reenviada, a todos los que ven el futuro tan oscuro como negro es el presente, a los que estáis de guardia en estos días en los que el alcohol es aliado fatal de las líneas discontinuas, a todos los que padecéis sordera intencionada después de pasar horas escuchando villancicos y horas sentados frente a las cajas de los carrefoures hispanos, a todos los que han abierto la puerta esperando encontrar voces infantiles que les pidieran el aguinaldo mientras le cantaban que los peces beben en el río y se han encontrado con el pedigüeño de aliento aguardiente, a los pedigüeños de aliento aguardiente que buscando el calor del anís sienten el frío de la indeferencia, a los sorprendidos porque el lobo ha vuelto a casa por estas fechas cuando en realidad esperaban que volviera  Scarlett, a las que se dirigen al portal como si fuesen muñecas autómatas porque las camas de sexo financiado están todas ocupadas por una clientela que no distingue entre el cuerpo y el alma, a todos los desgraciados que padecéis una o más desgracias… Feliz Navidad.

El texto y los comentarios aparecen colgados aquí: “Feliz Navidad, desgraciados”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: