La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

14 abril, 2011

Notas ochentonas de una República que no fue.

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 22:55

“Hacia las tres y media de la tarde.
A esta hora, los pocos transeúntes que pasean por el cruce formado por la Castellana y la calle de Alcalá observan con asombro como una bandera sube lentamente por el mástil del Palacio de comunicaciones. Al otro lado de la Castellana está el Banco de España, y en el otro ángulo de Alcalá, los jardines del Palacio de Godoy, sede del Ministerio de la Guerra.
La bandera que sube por el mástil es la bandera republicana. La noticia corre como una exhalación y una riada de gente sale de los cafés y los establecimientos colindantes a ver la bandera….
La bandera permanece inmóvil, porque no hace viento y la tarde está clara y magnífica –primaveral-. La banda morada –que según mis lecturas proviene de los comuneros de Castilla- queda ahogada por el rojo y el gualda. ¡Llevábamos tanto tiempo viendo la otra!”.

Así lo cuenta Josep Pla en “Madrid. Advenimiento de la República”.

Un profesor de Historia, republicano y andalucista él, solía decir: “La II República fue una primavera mal gestionada”. Conociendo sus creencias políticas, chocaba oírle decir tal cosa. Luego fuimos viendo que la razón que le asistía iba unida a la frustración por el fracaso de aquello que tantas esperanzas había despertado. Para “aclararlo”, añadía que la mala gestión vino acompañada de fuertes heladas, esperadas unas, imprevistas otras, que acabaron con la siembra, de tal forma que llegado el mes de julio de aquel fatídico año la poca -o mucha- cosecha que había fue arrasada por un incendio provocado.

Hoy poco queda por conseguir que la II República no se propusiese. Hombre, sí, que los Borbones andaran por Estoril. Y, ¿para qué? Para andar eligiendo cada cuatro años otro político más para presidente del asunto, gastando en elecciones y representaciones republicanas tanto o más que gastamos en la Real Casa. Para ese camino no hacen falta tantas alforjas. Por los demás, el sistema funciona más bien que mal, a pesar de crisis y corruptelas, no andamos quemando conventos e iglesias aunque la católica sigue teniendo poderío, la enseñanza obligatoria es gratuita aunque los jóvenes cada vez quieren menos enseñanza de la libre institución, no se ha hecho la reforma agraria porque pocos quieren trabajar ya en el campo, el ejército está vacunado de fiebres golpistas y los nacionalistas siguen dando por saco ahora como entonces.

Además, los que somos hijos de la Transición no tenemos que echar tanto de menos a aquella bisabuela de personalidad tan compleja, con tantos enemigos y amigos-enemigos, que acabó como el rosario de la aurora dejando como amo de la casa a aquel señor bajito, con bigote y de voz atiplada al que no se le bajó el brazo (y el resto corporal) hasta llegado un veinte de noviembre. Dicho lo cual, que cada uno conmemore a su gusto, grite los vivas que crea necesario, vocifere los abajos viceversa que desee… pues cada cual está en la república independiente de su casa.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: