La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

12 diciembre, 2010

Elogio de la lectura y la ficción. (Y de la vida, añado yo)

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 12:51

Los discursos, cuando son oficiales, suelen ser exposiciones harto cansinas. No todos, ciertamente.

Un ejemplo. El del escritor Mario Vargas Llosa al recibir el Premio Nobel de Literatura. De tal discurso cabe la pena destacar:

Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida.

Cambiando nombres de religiosos, colegios y localidades, uno puede por un momento ser también Premio Nobel de Literatura.

Escribir es, crear una vida paralela donde refugiarnos contra la adversidad, que vuelve natural lo extraordinario y extraordinario lo natural, disipa el caos, embellece lo feo, eterniza el instante y torna la muerte un espectáculo pasajero.
Escribir es hacer magia con las palabras, crear mundos a donde escapar.

Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida.

Sin las ficciones seríamos menos conscientes de la importancia de la libertad para que la vida sea vivible y del infierno en que se convierte cuando es conculcada por un tirano, una ideología o una religión.

Mientras leían, muchos huían del infierno en el que se consumían, de la esclavitud, de la opresión.

Como todas las épocas han tenido sus espantos, la nuestra es la de los fanáticos, la de los terroristas suicidas, antigua especie convencida de que matando se gana el paraíso… Defendamos la democracia liberal, que, con todas sus limitaciones, sigue significando el pluralismo político, la convivencia, la tolerancia, los derechos humanos, el respeto a la crítica, la legalidad, las elecciones libres, la alternancia en el poder…

Palabras de alguien que fue marxista. Como muchos.

No me parece que haberme convertido, sin proponérmelo, en un ciudadano del mundo, haya debilitado eso que llaman "las raíces", mis vínculos con mi propio país -lo que tampoco tendría mucha importancia-…El amor al país en que uno nació no puede ser obligatorio.

¿Qué pensarán los nacionalistas que leen a Vargas Llosa? Si es que lo leen.

La transición española de la dictadura a la democracia ha sido una de las mejores historias de los tiempos modernos, un ejemplo de cómo, cuando la sensatez y la racionalidad prevalecen y los adversarios políticos aparcan el sectarismo en favor del bien común, pueden ocurrir hechos tan prodigiosos como los de las novelas del realismo mágico…Ojalá que los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno y también de España, no estropeen esta historia feliz.
            Dedicado a aquellos que no creen que hubo un tiempo marcado por objetivos comunes… Ojalá.

La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía….
Por ejemplo, un gol en la final de un Mundial de Fútbol también es patria.

Un mundo sin literatura sería un mundo sin deseos ni ideales ni desacatos, un mundo de autómatas privados de lo que hace que el ser humano sea de veras humano: la capacidad de salir de sí mismo y mudarse en otro, en otros, modelados con la arcilla de nuestros sueños.
Amén.

Aquí el discurso completo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: